Contacto

Coordinación: Lydia Muñoz
Correo electrónico: imeris.lydiamf@gmail.com
Teléfono: 958 20 30 71
Dirección: Calle Licenciado Vidriera, 2 Bajo 5 – 18008- Granada

El derecho a la educación es uno de los derechos fundamentales de toda persona y el absentismo escolar atenta contra éste. Por este motivo, junto con la prevención, control y seguimiento del absentismo, aparece regulado de forma muy amplia en la legislación y en sus distintos ámbitos: internacional, nacional, autonómico, provincial y local.

Así, desde el Programa de Prevención, Seguimiento y Control del Absentismo Escolar implantado por la Asociación IMERIS en la localidad de Motril, se realiza una mediación entre Centro Educativo, alumnado y sistema familiar en los casos que sea necesario, se lleva a cabo una coordinación adecuada con todas aquellas instituciones que están implicadas en el proceso.

IMERIS se encuentra en una situación intermedia entre los ámbitos legal, escolar y social, por lo que desde nuestra posición, aportamos experiencia para intervenir sobre las problemáticas descritas.

Nuestra metodología se basa en la mediación de conflictos y el contacto directo con todas aquellas personas e instituciones implicadas en estas problemáticas.

Desde el ámbito de la mediación se pretende facilitar la comunicación entre las partes implicadas en el conflicto, de manera que, por ellas mismas y con la ayuda de un tercero imparcial, puedan llegar a establecer un acuerdo que permita rehacer la buena relación y dar por acabado, o al menos atenuado, el conflicto surgido entre ellos. Su aplicación en el ámbito escolar, viene marcada por las propias necesidades del aula. En este sentido, la mediación resulta de gran utilidad en la resolución de conflictos interculturales.

Como entendemos que las conductas absentistas pueden deberse a diversos factores (o la suma de varios de ellos), nuestra intervención va dirigida a tres áreas:

Ámbito Familiar

En el ámbito familiar, mediante visitas periódicas, nos posicionaremos de cauce de información entre el Centro y los padres del menor, facilitando además, si estos muestran su receptividad, pautas educativas y de resolución de conflictos entre progenitores-alumnado-centro. Se utiliza la mediación: familia- escuela.

Ámbito Escolar

Pensamos que nuestra intervención debe ir más allá de la mera conducta absentista, ya que ésta es solo un indicio de una problemática más acuciada que puede estar viviendo el/la menor en un área de su vida. Partimos de la base que “fracaso escolar”, del cual el absentismo es la punta del iceberg, supone por encima de todo un problema de adaptación del alumnado a la dinámica del centro, y especialmente al de la clase, además de problemas de adaptación social que pueden proceder del entorno familiar o comunitario. Estos problemas de adaptación, además de la puesta en práctica de pautas educativas erróneas desde el ámbito familiar, están generando numerosos problemas de conducta en el aula que se materializan en: bajo rendimiento académico, problemas relacionales, consumo de tóxicos y conductas agresivas hacia el profesorado o el alumnado. Así, buscamos prevenir y actuar sobre las conductas de riesgo del alumnado que generan problemas de convivencia en los Centros, además de orientar al profesorado en el ejercicio de estrategias docentes que minimicen las dificultades con las que se están encontrando en el día a día en el centro escolar, su zona de trabajo.

Ámbito del Menor

La intervención con los menores protagonistas del programa está dirigida a compensar las desigualdades de origen social, familiar, económico o personal que puede distanciar al menor de la escuela, y esto deriva en problemas sociales más perjudiciales para éste. De esta forma, queremos contribuir al desarrollo integral del alumnado a través de una atención personalizada, estudiando de forma individual los motivos por los que éste comienza a faltar a clase sin justificación por parte de la familia. Así, centramos nuestra intervención sobre motivos personales, educativos, familiares, que merman su desarrollo global como persona. Trabajaremos con el menor para reducir aquellos factores de riesgo que se hayan observado tras un profundo análisis de cada caso, a través de un control y seguimiento de su asistencia a la escuela, supervisado por la propia familia y los tutores/as del centro.